El exgobernador de Illinois Rod Blagojevich fue condenado hoy a catorce años de prisión por un delito de corrupción al haber intentado lucrarse con el escaño del Senado que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó libre al tomar posesión.

La condena, anunciada hoy por el juez James Zagel en Chicago (EE.UU.), encuentra a Blagojevich culpable de los 18 cargos que se le imputaban, entre ellos intentar vender o beneficiarse con el antiguo asiento que Obama ocupaba en el Senado.

El exgobernador, quien cumplirá 55 años el próximo sábado, tendrá que purgar al menos 12 de los 14 años de condena, según la regulación federal.

Tras ser emitida la sentencia, Blagojevich pidió clemencia y perdón por los delitos cometidos.

"Nunca me propuse romper la ley. El jurado ha decidido que soy culpable y lo acepto, lo reconozco. No hay nadie más a quién culpar, salvo a mí mismo, por mi estupidez y las cosas que hice y pensé que podía hacer", confesó Blagojevich.

Blagojevich dimitió en 2009 en medio de una nube de acusaciones de que había intentado beneficiarse a cambio de designar a la persona que reemplazaría a Obama en el Senado por Illinois, además de ser acusado de solicitar sobornos, fraude postal y otros cargos de corrupción.

De este modo, Blagojevich se convierte en el segundo exgobernador consecutivo de Illinois en ser condenado a prisión, y en el cuarto de las últimas cuatro décadas.

Su predecesor, el republicano George Ryan, cumple una condena de seis años y medio, también por corrupción.

La condena anunciada hoy por Zagel es una de las más duras emitidas en la historia estadounidense por un delito de este tipo.