La policía china rescató a 178 niños y arrestó a 608 personas en golpes contra dos redes de tráfico de menores, informaron el miércoles las autoridades.

El Ministerio de Seguridad Pública informó que los fiscales están preparando casos contra los sospechosos, sugiriendo que esas acusaciones todavía tienen que ser presentadas.

El comunicado colocado en internet agrega que 5.000 policías en 10 provincias cooperaron durante seis meses en la investigación y arrestaron a los sospechosos la semana pasada.

El tráfico de niños es un gran problema en China, donde la preferencia tradicional por los herederos varones y una política que permite tener sólo un hijo ha impulsado un próspero mercado de bebés varones, que se cotizan a precios mucho más altos que las niñas. Las niñas y mujeres también son secuestradas y utilizadas como empleadas o novias para los hijos solteros.

Decenas de miles de niños desaparecen cada año, aunque es difícil obtener el número exacto de las víctimas.

Los menores rescatados serán llevados a orfanatos mientras las autoridades tratan de reunirlos con sus familias, informó el ministerio, sin dar más detalles.

Una investigación en torno a un accidente de tráfico ocurrido en mayo en la provincia sureña de Sichuan llevó a la policía al primer grupo de secuestradores, que supuestamente vendían a los niños o los compraban en Sichuan, Hebei y otras partes. El grupo delictivo tiene nexos con al menos 26 bandas a nivel nacional, informaron las autoridades.

La segunda banda fue descubierta en agosto y operaba en la provincia de Fujian, en el sureste, y era encabezado por una mujer identificada como Chen Xiumei.

El comunicado agrega que la policía ha policía ha desmantelado a más de 7.000 bandas que vendían mujeres o niños desde que comenzó una campaña especial en abril de 2009. Agrega que 18.518 niños y 34.813 mujeres han sido rescatados.