En el principio tuvimos a Fast and Furious, Rápido y Furioso, el frustrado operativo que organizó la filial de Phoenix, Arizona, de la ATF – la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos entre 2009 y 2010, en la que funcionarios de esta agencia federal ayudaron a armerías a vender alrededor de 1,725 rifles de asalto y otras armas que llegaron finalmente a manos de los carteles mexicanos de la droga.

En México, algunas de estas armas fueron utilizadas en asesinatos. Los agentes federales lo justificaron diciendo que el operativo sirvió para seguir las huellas de los capos del narco y de otros grupos criminales.

Leer más

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino