Una fuerte tormenta preinvernal azotó la mayor parte de Nuevo México, donde obligó a cerrar escuelas y las principales carreteras del sur del estado, además de causar accidentes de tránsito.

Los automovilistas se vieron obligados a buscar refugios de emergencia durante la noche luego que las autoridades cerraron el tránsito en ambas direcciones de la carretera Interestatal 40, entre Albuquerque y Gallup — que es parte de la histórica Ruta 66 — debido a que la nieve y el viento causaron una visibilidad casi nula.

El tramo de carretera fue reabierto el martes por la mañana, pero el tránsito avanzaba con lentitud debido a la presencia de hielo en el camino.

Muchas carreteras continuaban cerradas, como un tramo de Interestatal 25 entre Las Cruces y Belen, la Interestatal 10 entre Lordsburg y Las Cruces, y la carretera federal 70 entre Alamogordo y Las Cruces.

Se informó de diversos choques viales en la Interestatal 10 entre las Cruces y Deming, y de una colisión múltiple en la misma interestatal al este del aeropuerto Las Cruces.

La tormenta invernal es la tercera de su tipo que azota recientemente al estado y deja una capa gruesa de nieve en zonas del norte y el sur de Nuevo México.

El meteoro obligó a los distritos escolares a cerraran las escuelas el lunes por la mañana o suspender las ya iniciadas, en tanto los conductores de vehículos luchaban con los caminos cubiertos de hielo. La televisora KOB informó el martes por la mañana de casi 200 cierres y retrasos en escuelas.

Julia Pardue, recepcionista en el hotel Super 8 en Grants, dijo que varios conductores varados alquilaron habitaciones para el resto del día tras el cierre de la Interestatal 40, en lugar de esperar a que fuera reabierta.

Los meteorólogos dijeron que la nevada no era la responsable del cierre de las carreteras sino más bien los vientos fuertes que agitaban la nieve y dificultaban la visibilidad en los caminos.