El ex dictador Manuel Antonio Noriega será sometido el martes a una revisión médica en la prisión por galenos franceses y panameños antes de su repatriación a Panamá posiblemente para el fin de semana.

El objetivo es "establecer su condición física previo al viaje" de retorno, que no se precisó, informó la Cancillería en un comunicado.

La comitiva panameña que viajó el fin de semana a París para buscar a Noriega se reunió el martes con las autoridades de la prisión "La Santé", a fin de recibir información sobre el transporte y las medidas de seguridad para el traslado del ex general de 77 años al aeropuerto.

Los comisionados contactaron posteriormente al ex mandatario, quien sufre de presión arterial alta y parálisis parcial debido a un derrame cerebral que sufrió hace algunos años, según sus abogados en Francia.

El retorno de Noriega se cristalizaría a más tardar el 13 de diciembre, dijo la semana pasada el presidente Ricardo Martinelli, aunque su ministra de Gobierno y responsable de la política penitenciaria, Roxana Méndez, señaló el martes que espera que el traslado se complete el fin de semana.

"Estamos coordinando (con) Cancillería las reservas de los aviones... esperamos que el fin de semana se puedan completar", indicó Méndez, al tiempo en que prometió que el Sistema Penitenciario se encargará de "salvaguardar la integridad física" de Noriega y del cumplimiento de sus condenas.

El ex hombre fuerte será recluido en una celda de la cárcel El Renacer, ubicada en una zona del norte capitalino a orillas del Canal de Panamá y donde están principalmente los detenidos por delitos administrativos.

Noriega retornará dos décadas después de haber sido expulsado por la invasión de Estados Unidos y llevado a ese país que lo condenó en un juicio por cargos de narcotráfico. Tras pagar prisión en Estados Unidos, se lo extraditó el año pasado a Francia donde fue sentenciado por blanqueo de capitales.

El ex hombre fuerte, que controló el país entre 1983-89, será llevado a la prisión una vez regrese a Panamá, ya que debe enfrentar varias condenas por homicidio.

La defensora del Pueblo, Patria Portugal, cuyo padre fue un dirigente comunitario y desapareció a comienzos de la década de 1970, espera el regreso de Noriega para que enfrente un juicio por ese caso.

"Estando en Panamá es importante que él pague por los crímenes de lesa humanidad que cometió y que todos los panameños sepamos lo que pasó en el pasado para que estas cosas no se vuelvan a repetir", afirmó Portugal el martes en declaraciones a la prensa local.

"Y también es importante que el señor hable, que diga también cuáles fueron sus cómplices", agregó.