La municipalidad de Chicago inauguró el martes una agencia para ayudar a inmigrantes a instalar negocios.

La Oficina de Nuevos Estadounidenses es dirigida por el ex activista Adolfo Hernández, del barrio Little Village, uno de los mayores enclaves de negocios mexicanos en el país.

La oficina coordinará cursos de capacitación para pequeños empresarios inmigrantes con la esperanza de crear empleos y promover a Chicago como un centro económico global.

El alcalde Rahm Emanuel, al anunciar la creación de la oficina, dijo que quiere hacer de Chicago "la ciudad más acogedora del mundo para los inmigrantes".

Las agencias municipales dedicadas a los inmigrantes no son novedad. Pero la de Chicago lo es en el sentido de fomentar la pequeña empresa. Ayudará tambián a los inmigrantes en asuntos como el aprendizaje del inglés y la obtención de la ciudadanía.