El Alto Tribunal Regional de Linz, en Alta Austria, rechazó hoy la extradición del exjefe de la Policía de Guatemala Javier Figueroa, detenido por estar acusado de ejecución extrajudicial de trece presos en su país.

Así lo confirmó a Efe Andre Starlinger, portavoz del citado tribunal, y precisó que Figueroa fue detenido hoy en la sala del juicio inmediatamente después de conocerse el dictamen del tribunal, pues será sometido a un proceso judicial en Austria.

La decisión del Alto Tribunal es firme, pues rechaza una apelación de la Fiscalía contra la negativa previa del Tribunal Regional de Ried im Innkreis, también en Alta Austria, de extraditar al acusado, por razones de seguridad.

"Hay indicios de que la seguridad de Figueroa en las cárceles de Guatemala estaría amenazada", comentó Starlinger.

Figueroa, de 40 años y médico de formación, se refugió en Austria en 2007, y en mayo pasado fue detenido por las autoridades de la república alpina después de que Guatemala solicitara su extradición.

Las autoridades del país centroamericano lo acusan de haber participado en el llamado "Plan Pavo Real", una acción en la que fueron ejecutados varios reos de la granja de rehabilitación Pavón.

Se le acusa así de haber formado parte de una estructura criminal en la que también habrían participado otros ex altos cargos de las fuerzas de seguridad, y de ser responsable de la "ejecución extrajudicial" de cerca de trece presos durante dos operaciones en 2005 y 2006.

Con su dictamen, el Alto Tribunal Regional de Linz confirmó hoy la decisión en primera instancia del Tribunal Regional de Ried im Innkreis, en la región donde reside el acusado, en contra de la extradición, a pesar de reconocer que las sospechas parecen fundadas.

El tribunal de Ried im Innkreis deberá ahora decidir si impone la prisión preventiva al exjefe policial, pues la "Fiscalía de Ried ha ordenado su detención y ha abierto por sospecha de asesinato múltiple", explicó Starlinger.

El acusado rechaza los cargos que se le imputan y su esposa, Leslie Figueroa, declaró a un diario austríaco en julio pasado que su marido no es un asesino y que su vida correría peligro en caso de ser enviado a su país.

Por este caso están procesadas otras siete personas, entre ellas el exministro guatemalteco de Gobernación (Interior) Carlos Vielmann, que será juzgado en España, donde también se desestimó su extradición a Guatemala por falta de condiciones de seguridad.