Una comisión independiente que investigó el estado contable de la firma Olympus Corp. en medio de un escándalo, confirmó el martes que halló un plan elaborado para encubrir pérdidas de inversiones a través de tarifas exorbitantes y costosas adquisiciones.

Al dar el resultado de la investigación el martes, la comisión dio elogió la acción del ex ejecutivo Michael Woodford, de nacionalidad británica, por llamar la atención hacia el caso.

La investigación indicó que en el 2003, Olympus tuvo pérdidas de 117.700 millones de yenes (1.500 millones de dólares) en inversiones de años previos.

Asimismo dijo que no hubo participación de "grupos antisociales" en referencia a la mafia japonesa, tal como se había conjeturado en versiones noticiosas.