Una severa ráfaga invernal congeló gran parte del territorio de Nuevo México y causó el cierre de cientos de escuelas y carreteras en todo el estado.

Los automovilistas tuvieron que buscar refugio de emergencia durante la madrugada después de que los oficiales de la policía del estado cerraron ambos sentidos de la autopista Interestatal 40 en el tramo entre Albuquerque y Gallup — parte de la histórica Ruta 66 — luego que una fuerte nevada generó una visibilidad casi nula.

Las autoridades también cerraron la Interestatal 10 por completo, desde la franja fronteriza con Texas hasta los límites con Arizona, debido a la nevada y a las condiciones congelantes de la carretera.

Kerry Jones, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos en Albuquerque, dijo que aparte de la fuerte nevada, los habitantes de Nuevo México deberían esperar un clima "de frío intenso" con temperaturas cercanas a los 15 grados bajo cero en algunas zonas del estado.

Las extremas condiciones climáticas incluso generó nevadas en el sur del estado — una región que por lo general no sufre lo peor de las ráfagas invernales.