La Unión Europea autorizó la comercialización en su territorio del edulcorante natural producido en Paraguay con el nombre de Stevia Rebaudiana Bertoni.

La cancillería de Paraguay remitió el martes al correo de la AP en Asunción un informe señalando que el edulcorante tiene el camino abierto en los veintisiete países componentes de la UE "para su uso en bebidas como en alimentos".

Agregó que "los niveles máximos de utilización de glucósidos de steviol establecidos por la UE concuerdan con los del Comité Conjunto de Organización Mundial de Alimentación (FAO) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS): la sustancia no es cancerígena, tóxica ni asociada con ningún tipo de toxicidad; el nivel aceptable de ingesta diaria es de 4mg por cada kilo de peso de la persona por día, tanto para adultos como para niños".

La Stevia, se obtiene de una planta originaria de Paraguay utilizada por los indígenas guaraníes desde tiempos de la colonia española. En 1899 el biólogo suizo Moisés Bertoni, naturalizado paraguayo, investigó y publicó varios trabajos sobre los beneficios para la salud humana del ka'a he'e (yerba dulce, en idioma guaraní).

El aislamiento de los principios activos de la planta los consiguió el químico paraguayo Ovidio Rebaudio, químico paraguayo, por lo que la denominación científica de la planta es Stevia Rebaudiana Bertoni.

Un informe de la Red de Inversiones y Exportaciones del ministerio de Industria y Comercio indicó que las hojas de la stevia se exportaron hasta septiembre de 2011 a Suecia, Alemania, Francia, Japón y México por 1.025.000 dólares, siendo aún considerado un rubro agrícola emergente sujeto a programas de desarrollo intensivo.

El dirigente futbolístico y empresario de bienes raíces Nicolás Leoz habilitó una planta procesadora de la Stevia produciendo Rebaudiosido A, uno de los componentes dulces de la planta pero todavía no alcanzó grandes volúmenes, según informó a la AP Carlos Cazal, gerente de la compañía.