El enviado especial de EEUU para Cambio Climático, Todd Stern, dijo hoy que no ha variado la posición china respecto a la firma de un acuerdo vinculante sobre recorte de emisiones, que Washington considera esencial antes de sumarse a este tipo de iniciativa.

"No tengo la impresión de que ha habido un cambio en la postura china respecto a un acuerdo vinculante", señaló Stern en una rueda de prensa, tras mantener hoy lo que calificó como una reunión "bastante buena" con sus colegas chinos en la XVII Cumbre de la ONU Sobre Cambio Climático de Durban (COP 17).

Uno de los grandes asuntos pendientes sobre la mesa de la COP17, que se celebra del 28 de noviembre al 9 de diciembre y al que asisten delegados de más de 190 países, es la renovación del Protocolo de Kioto, que expira a finales de 2012 y es el único tratado vinculante sobre recorte de emisiones existente.

El protocolo, firmado en 1997 y en vigor desde 2005, estableció compromisos legalmente vinculantes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 37 países desarrollados, con la excepción de Estados Unidos, que no lo ratificó.

China y otras grandes potencias como Brasil y la India tampoco están obligadas por el acuerdo por tratarse de economías emergentes, y EEUU ha dejado claro que no firmará ningún acuerdo vinculante si antes no lo hacen los que hoy son sus grandes competidores comerciales.

El jefe de la delegación china en Durban, Xie Zhenghua, indicó ayer que estaría dispuesto a aceptar un acuerdo legalmente vinculante de reducción de sus emisiones contaminantes, aunque con una serie de condiciones.

Entre éstas figuran que se acuerde una segunda fase de Kioto, la creación del Fondo Verde para el Clima (FVC) y el principio de responsabilidad común pero con exigencias diferenciadas.

Sin embargo, Xie precisó que China no se acogería al posible acuerdo hasta después de 2020, cuando vencen las acciones voluntarias de los países en desarrollo recogidas en el protocolo.