Se quedó a un paso de alzarse como el máximo triunfador de la segunda edición de "Project Runway Latin America". Pero para el diseñador de modas mexicano José Luis González, el reality televisivo le ayudó a ratificar su ADN creativo e identificar los vicios de la moda mexicana.

"Me dio una conciencia y un aterrizaje en cuestión de mi esencia como diseñador. Mi visión que tengo de moda está mucho más clara, más firme", dijo González a The Associated Press el lunes durante una función para prensa del último episodio del programa, que se transmitió horas más tarde por toda Latinoamérica.

"Me siento muy mexicano, pero no es el cliché de los bordados chiapanecos, no considero que la moda es eso. Ahora sí ya lo puedo decir, antes no me lo creía: mi contribución es obviamente esta visión internacional que tengo", apuntó.

González obtuvo el segundo lugar en el programa, pero goza ya de reconocimiento en su país, donde desde 2006 presenta colecciones de étre, firma cuyas colecciones han sido presentadas en plataformas como el Mercedes-Benz Fashion México y el International Designers Mexico.

Aseguró que a pesar de ello buscaba un espacio que le permitiera mayor proyección internacional para poder expandir su marca, que a la fecha incluye líneas para hombres y mujeres y accesorios para el hogar.

"El parteaguas que me da 'Project Runway' no me lo da ni el Mercedes, ni el IDM, ni el Fashion Week(...) Es Latinoamérica y tengo fans en Francia, Canadá, Barcelona. No me imaginé que me iba a dar tanto", expresó.

Aseguró que a través de la emisión se percató de los vicios del sistema de la moda mexicana.

"Acá (en México) es de, 'A ver, amigo de quién eres, a qué celebridad vistes', y (los organizadores) no se están enfocando a lo que es. El apoyo al diseñador es, 'si no vistes a tal, si no vendes, no entras aunque seas talentoso''', apuntó al tiempo que destacó que el panorama para la nueva camada de creativos podría cambiar "si se cambiaran a todos esos dinosaurios de moda, toda esta mentalidad muy antigua, muy cliché".

Al igual que en el programa original, conducido por la supermodelo alemana Heidi Klum, la versión latina sigue a 15 diseñadores que se enfrentan semanalmente a retos que ponen a prueba su creatividad y habilidades, además de las altas exigencias de los jueces, que incluyeron al diseñador venezolano Ángel Sánchez, la modelo colombiana Mónica Fonseca y la presentadora Rebecca de Alba, quien no estuvo en la final debido a que se recuperaba de un accidente automovilístico que sufrió en México.

Ello llevó a que en la final, realizada en octubre en la Semana de la Moda de Miami, González enfrentara un reto mayor, pues los jueces invitados para la ocasión incluyeron a la "IT girl" latina Eglantina Zingg y Christian Siriano, ganador de la cuarta edición de la versión estadounidense del reality.

Las críticas favorecieron a la chilena Karyn Coo, de 22 años, que se alzó como la ganadora de un premio de 30.000 dólares, una sesión de fotos para la edición mexicana de la revista Glamour y la oportunidad de presentar su colección en la edición otoño-invierno 2012 de Mercedes-Benz DFashion México.