El presidente Hugo Chávez advirtió el martes que Venezuela espera que el nuevo gobierno español evite injerir en los asuntos internos de Venezuela y si eso ocurre será "el desastre".

"Nosotros no nos metemos en las cosas internas de España y esperamos que el nuevo gobierno de España no se meta en las cosas internas de Venezuela, porque allí sí es verdad que sería un desastre", dijo Chávez en una conferencia de prensa con corresponsales extranjeros.

El gobernate venezolano expresó su speranza que las relaciones entre Venezuela y España se mantengan en un buenos términos con el retorno al poder del Partido Popular y le recomendó al futuro jefe de gobierno, Mariano Rajo, tener el "buen juicio" de evitar dañar los vínculos entre ambos países.

"No es lo mismo estar en la oposición que ahora ser gobierno, esperamos buen juicio", acotó el mandatario.

El centroderechista Partido Popular y en particular el ahora mandatario español Mariano Rajoy han sido muy críticos con el gobierno de Venezuela.

Al saliente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, el PP lo acuasó de mantener una postura blanda en las distintas crisis diplomáticas que enfrentaron los gobiernos de Caracas y Madrid, que incluyó las denuncias sobre la presunta cooperación entre supuestos miembros del grupo separatista vasco ETA en Venezuela y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El Partido Popular y Rajoy exigieron también repetidamente a Zapatero acciones contundentes ante lo que perciben como un aumento del autoritarismo del líder socialista venezolano.

Zapatero optó por mantener cordialidad con Chávez en lo personal y cercanos vínculos entre sus gobiernos.

Después de un intenso cruce de declaraciones, los gobiernos de Zapatero y Chávez emitieron en conjunto un comunicado negando cualquier relación de Venezuela con ETA. Líderes del partido popular, entre ellos el ex presidente español José María Aznar, pedían la ruptura de relaciones.

"Estamos a la expectativa... yo no estoy preocupado para nada. En verdad, mas me preocupa España como pueblo... como reino. Ojalá el nuevo gobierno español, bueno, entienda lo que en España está pasando", dijo el gobernante en alusión a la crisis económica y el reto que enfrenta el nuevo gobierno español de reflotar el crecimiento y reducir una tasa de desempleo del 21,5%.