La inflación fue del 0,32% en noviembre respecto al mes anterior y el acumulado en once meses llegó a 6,38%, lo cual supera el 6% con el que el gobierno esperaba cerrar el año, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El gobierno pudo controlar la presión inflacionaria de los tres primeros meses del año cuando la tasa cumulada se sitúo en casi 4% y hacía prever que la meta oficial sería rebasada en más de un punto. Pero a partir de abril la tasa mensual fue menor a 1%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ubicó a Bolivia entre los países más inflacionarios este año junto a Uruguay, Paraguay, Argentina y Venezuela con tasas acumuladas de entre 7,7% y 25,8%.

En el caso boliviano, el informe mensual del INE publicado el martes, señaló que "la cebolla, la cerveza consumida dentro del hogar, el alquiler de la vivienda y el almuerzo, registraron mayor incidencia positiva en noviembre".

El gobierno incremento impuestos a la cerveza, la bebida alcohólica de más consumo, para financiar un fondo destinado a estimular la industria láctea.

La buena noticia es que el país cerrará el año con un nuevo récord histórico en sus exportaciones. "Al mes de octubre de 2011, las exportaciones fueron de 7.511 millones de dólares, 1.772 millones más que en similar período de 2010", el mayor tope anterior, informó el martes el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), organización vinculada a los empresarios.

Según el IBCE las exportaciones tradicionales --gas natural y minerales-- lograron un incremento del 41% respecto al año anterior debido a las buenas cotizaciones internacionales. Pero las exportaciones no tradicionales (agroindustria y textiles) no mostraron similar comportamiento.

La soya y los cueros incrementaron sus exportaciones pero cayeron las de girasol y derivados, textiles y azúcar. "Al cabo de diez meses de 2011 las exportaciones tradicionales significaron el 83% del total exportado, acentuando la dependencia en las exportaciones de gas y minerales", dice el IBCE. Hace tres años del valor exportable por materias primas (gas y minerales) era del 72% del total.

Para la Fundación Milenio, generalmente crítica al gobierno, se trata de una "bonanza económica frágil" sustentada en las altas cotizaciones antes que un aumento en la producción.