La justicia argentina informó el martes que los restos óseos exhumados de un cementerio de la provincia de Buenos Aires pertenecen a tres hermanos sindicalistas que estaban desaparecidos desde la última dictadura militar (1976-1983).

Los restos corresponden a Armando Ruperto, Edgardo Buenaventura y Dardo César Torres, quienes fueron secuestrados de sus domicilios entre 7 y el 8 de diciembre de 1976, confirmó el sitio de internet del Poder Judicial.

Los hermanos Torres trabajaban y formaban parte de la comisión interna gremial de una empresa química en la localidad de Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires.

Al momento de producirse sus secuestros a manos de las Fuerzas Armadas, Armando tenía 23 años, Dardo 28 y Edgardo 31.

Según el comunicado, los cuerpos de los sindicalistas fueron enterrados en el cementerio municipal de Lomas de Zamora, suburbio al sur de la capital.

Entre 1983 y 1985 varios esqueletos fueron exhumados y remitidos a la justicia para su identificación, pero en ese entonces no se contaba con las herramientas científicas para avanzar en ese propósito.

Dos décadas después, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) pudo identificar los restos gracias a estudios genéticos realizados en Estados Unidos y en el país.

Los restos fueron entregados a las familias.

Durante la última dictadura militar fueron asesinados 30.000 disidentes, según organismos de derechos humanos. Las cifra oficial es de 13.000 víctimas.