La nueva propietaria de una mina de hulla en Virginia Occidental en la que murieron 29 trabajadores a causa de una explosión aceptó el martes pagar la cifra sin precedentes de 210 millones de dólares, cantidad que cubrirá multas, mejoras a la seguridad e indemnizaciones a las familias de las víctimas.

El arreglo es el más grande concertado a la fecha a causa de un desastre minero en Estados Unidos.

Según el acuerdo, Alpha Natural Resources no será acusada de delito alguno por la explosión ocurrida en abril de 2010 en la mina Upper Big Branch — mientras lo respete_, dijo el fiscal federal local, Booth Goodwin. Alpha Natural Resources adquirió a principios de año a Massey Energy, propietaria de la mina.

"Ningún particular se ha librado de sus responsabilidades", expresó Goodwin, quien agregó que los fiscales federales prosiguen las investigaciones.

Por su parte, la Administración Federal para la Seguridad y la Salud en la Minería tenía previsto el martes presentar a la prensa y las familias de las víctimas el informe final del organismo en torno a la causa del desastre minero, el peor en cuanto al número de víctimas fatales en 40 años en la nación.

Los investigadores federales atribuyeron la explosión a una combinación de varias causas: gas metano, acumulación de polvo de hulla — que es explosivo — y equipo descompuesto o o que funcionaba con deficiencias.

Conforme al arreglo, 46,5 millones de dólares se canalizarán a indemnización penal para las familias de los mineros; 128 millones a mejoras de vanguardia a la seguridad en la mina, investigación y capacitación, y 35 millones a multas por infracciones a la seguridad en Upper Big Branch y otras minas otrora operadas por Massey.

El director general de Alpha, Kevin Crutchfield, dijo que la compañía cooperó totalmente con las autoridades y considera que el arreglo representa "el mejor camino hacia adelante para todos".

"Nos satisface en particular que una porción considerable del arreglo se canalizará a mejoras para la seguridad para los mineros, lo cual ha sido siempre el principio rector de Alpha", manifestó Crutchfield.

"Somos conscientes de que la investigación del Departamento de Justicia derivó de una terrible tragedia que costó la vida a 29 mineros. Nuestros pensamientos estarán por siempre con los mineros caídos y nuestra solidaridad con sus familias".