La violencia se intensificó en las últimas 24 horas en la ciudad central de Homs, escenario de agitación antigubernamental, con medio centenar de muertos y decenas de cadáveres dispersos en las calles, dijeron el martes activistas.

Un total de 34 cuerpos yacían el lunes por la noche en diversas calles de Homs, de acuerdo con testigos citados por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

Desde la mañana del lunes se desató una oleada de secuestros y asesinatos en la ciudad, afirmó desde Homs el activista Mohammed Salé.

En Homs y otras zonas se han incrementado los ataques de represalia entre suníes — que son mayoría_, y miembros de la secta alauita del presidente Bashar Assad, en hechos que evocan los conflictos en los vecinos Irak y Líbano.

"Hubo una intensificación demencial (de la violencia)", dijo Salé por teléfono a The Associated Press desde Homs tras los sucesos sangrientos del lunes. "Hubo secuestros y asesinatos de locura. La gente tiene miedo a salir de sus casas".

Fue imposible confirmar de manera independiente las versiones de los activistas. Siria vedó a la mayoría de los periodistas extranjeros e impide las coberturas a la prensa independiente.

Asimimo el martes, Siria dijo que impidió a 35 "terroristas armados" ingresar en el país tras un enfrentamiento a lo largo de la frontera con Turquía. Según el servicio noticioso estatal, varios de los hombres armados resultaron heridos y el grupo huyó hacia territorio turco.

Los desertores del ejército de Siria aumentan de número y su jefe se instaló en Turquía. Se cree que el grupo envía por la frontera armas y combatientes a Siria.

Durante casi nueve meses, el gobierno sirio ha intentado aplastar un alzamiento contra el presidente Assad.

Sin embargo, aumentan los indicios de una insurgencia armada en tanto que el agravamiento de las tensiones sectarias podrían empujar al país hacia una guerra civil.

Estados Unidos, por su parte, dijo que dispuso el regreso de su embajador a Siria en parte para que sirva de testigo de la violencia en ese país y para que se entreviste con personalidades de la oposición.

Un funcionario de alto rango del gobierno del presidente Barack Obama dijo que el embajador Robert Ford teníaa previsto su regreso para el martes. Ford fue llamado a consultas el 22 de octubre en medio de la agravación de la violencia en Siria.

El funcionario solicitó el anonimato para hacer declaraciones a la prensa debido a lo delicado de la situación.