Siria aceptó un pedido de la Liga Arabe de enviar observadores a su país para tratar de poner fin a una crisis de ocho meses, dijo el lunes el ministerio de Relaciones Exteriores, una medida que podría aliviar las sanciones árabes impuestas al gobierno de Damasco.

Sin embargo, parecen persistir obstáculos graves. Siria exigió que la Liga Arabe deshaga las decisiones recientes que adoptó contra Damasco, incluidas las sanciones económicas y la suspensión del país de la Liga Arabe.

"Estamos esperando la respuesta de la Liga Arabe y que todas las decisiones adoptadas por la Liga en ausencia de Siria sean anuladas", dijo el vocero de la cancillería Jihad Makdissi a los periodistas en Damasco.

Makdissi, dijo a los periodistas que el ministro Walid al-Moallem "respondió positivamente" ante la demanda de la Liga y que el domingo por la noche envió una carta al presidente de la organización, Nabil Elaraby.

No hubo reacción inmediata por parte de la Liga Arabe, que ya ha suspendido a Siria, pero Makdissi dijo que el mensaje de al-Moallem a la Liga combinaba "ligeras variaciones que no afectarán la esencia del plan".

El ministro del Exterior agregó que Damasco sigue insistiendo que el protocolo sea firmado en Damasco en vez de la sede de la organización en El Cairo.

"Se trata de un paso correcto en vías a una solución", destacó Makdissi.

Los líderes árabes le dieron a Siria un nuevo plazo, el domingo, a fin de que respondiera al plan de la Liga, que consiste en que acepte la visita de observadores que garanticen que el gobierno cumple con el alto al fuego. Asimismo, dejaron pendiente la amenaza de involucrar a las Naciones Unidas si Damasco no cumplía.

El incumplimiento de Siria al plazo del 25 de noviembre llevó a las sanciones de la Liga Arabe, inclusive la prohibición de negociar con el banco central de ese país. Se prevé que las sanciones de la Liga Arabe — junto con las sanciones impuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y Turquía — provoquen perjucios graves a la economía de Siria y podrían socavar la autoridad del régimen.

La declaración siria tuvo lugar después que Damasco anunció que había realizado extensas maniobras militares durante el fin de semana, en una aparente demostración de fuerza, mientras el régimen del presidente Bashar Assad desafiaba las presiones sobre la cruenta represión a los opositores.

___

Mroue informó desde Beirut.

Siga a Mroue en Twitter en: http://twitter.com/bmroue