Al menos siete peregrinos chiíes murieron hoy y otros 34 resultaron heridos en dos atentados perpetrados en las ciudades de Bagdad y Al Hila, en vísperas de la festividad de "Ashura", las más sagrada para los musulmanes chiíes, informaron fuentes policiales y del Ministerio del Interior iraquí.

El atentado más sangriento se produjo en Al Hila, capital de la provincia de Babel, situada al sur de Bagdad, donde el estallido de un coche bomba causó la muerte de cinco personas y heridas a otras treinta.

El objetivo del ataque, según la fuente policía, eran los peregrinos chiíes que se dirigían a Kerbala para celebrar la "Ashura", que rememora el asesinato en el año 680 en esta ciudad santa situada al sur de Bagdad del tercer Imán chií, Husein, nieto del Profeta Mahoma, a mano de las tropas suníes omeyas.

La fuente explicó que la explosión tuvo lugar en la zona de Al Nil y no descartó que la cifra de víctimas aumente en las próximas horas debido a la gravedad de algunos heridos.

El segundo ataque fue perpetrado al sur de Bagdad contra un grupo de peregrinos que se hallaba en la zona de Al Mahmudiya, de camino a Kerbala

Según el relato del Ministerio del Interior, un grupo armado lanzó granadas contra los peregrinos y causó la muerte de dos personas y heridas a otras cuatro.

El año pasado, también en la víspera de la "Ashura", murieron tres iraquíes y quince más resultaron heridos en un atentado con bomba en el barrio Nuevo Bagdad de la capital.

En la historia reciente de Irak, los ataques más graves con motivo de la "Ashura" se produjeron en 2004, cuando una cadena de atentados suicidas casi simultáneos -cinco en Kerbala y cuatro en Bagdad- causaron 181 muertos.

En 2005, varios días después de esta festividad, otras 125 personas murieron al explotar un coche bomba frente a un centro médico en Al Hila.