Los recortes sin precedente que se aplicarán al Servicio Postal de Estados Unidos significarán que la entrega del correo de primera clase se retrasará a partir del segundo trimestre del año próximo, con lo que por primera vez en 40 años desaparecerá la posibilidad de que las cartas lleguen a su destino al día siguiente.

Los recortes por 3.000 millones de dólares, cuyos detalles serían dados a conocer el lunes más tarde, son parte de una amplia campaña del Servicio Postal para reducir gastos rápidamente y evitar la bancarrota.

Las medidas pudieran retrasar la entrega desde cheques de pagos hasta DVDs enviados por correo por la empresa Netflix, añadir costos a la entrega de medicamentos con receta y amenazar la existencia de periódicos y revistas que entregan los carteros en comunidades alejadas.

"Es un cambio potencialmente grande, pero pienso que los consumidores no están concentrados en eso y solamente lo notarán cuando el servicio desaparezca", dijo Jim Corridore, analista para S&P Capital IQ, que monitorea la industria de envíos y paquetería.

Los recortes eliminarían aproximadamente 250 de los casi 500 centros de procesamiento de correos en todo Estados Unidos.

Debido a que las consolidaciones aumentarían la distancia que el correo deberá viajar desde una oficina postal hasta los centros de procesamiento, la agencia reducirá los estándares para el correo de primera clase, que han estado en vigencia desde 1971.

Actualmente, el correo de primera clase debe ser entregado a viviendas y negocios dentro del suelo continental de Estados Unidos en un plazo de uno a tres días. Eso se alargará a entre dos y tres días. Los periódicos pudieran tomar de dos a nueve días.

___

En internet:

https://www.usps.com