Los pedidos a las fábricas de Estados Unidos bajaron en octubre por segundo mes consecutivo, prueba de que persiste la debilidad de la economía a pesar de otros indicios de una mejora.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que las órdenes que recibió el sector manufacturero se contrajeron un 0,4%. El modesto incremento de 0,3% registrado en septiembre fue revisado y la cifra quedó en una baja de 0,1%.

La demanda de los llamados bienes de capital básicos, un indicador de los planes de inversión de las empresas, se redujo un 0,8%, pero ello ocurrió tras dos meses de incrementos sólidos en esa categoría, impulsados por más demanda de computadoras y maquinaria pesada.

Los pedidos a fábricas pueden variar fuertemente de mes a mes. Una razón importante en la declinación de octubre fue la caída de casi 17% en los pedidos de aeronaves comerciales, un sector volátil.

Según los analistas, el informe correspondiente a octubre contiene algunas novedades positivas: los fabricantes estadounidenses aumentaron sus existencias un 0,9% en octubre, tras incrementos más modestos en los meses previos. La variación significaría que el sector manufacturero es optimista hacia sus ventas futuras.

"En general, se trata de un informe positivo, congruente con un crecimiento sólido de la inversión de equipo y programas de computadoras", dijo Peter Newland, analista de la firma Barclays Capital Research.

El informe abarca los llamados bienes duraderos — que duran al menos tres años — y no duraderos, como el papel, sustancias químicas y la ropa.

El sector manufacturero muestra señales de un repunte tras una desaceleración a principios de año. Otros indicadores indican que persiste la desaceleración.