Miles de personas protestaron en Moscú el lunes contra Vladimir Putin, quizás la protesta opositora más grande en muchos años, luego que el partido del primer ministro ganó la víspera la mayoría de los escaños del Parlamento, en unas elecciones que según observadores fueron fraudulentas.

Muchos manifestantes coreaban "¡Rusia sin Putin!". La manifestación terminó con numerosos arrestos.

Varios centenares de manifestantes marchaban a la Comisión Central Electoral, cerca del Kremlin, pero fueron interceptados por policías antidisturbios, que subieron a muchos en autobuses y sacados del área.

Según estimaciones extraoficiales, el número de manifestantes el lunes en Moscú oscilaba entre 5.000 y 10.000. Una protesta similar se realizó en San Petersburgo.

Rusia Unida, el partido de Putin, consiguió aproximadamente 50% de los votos el domingo, un resultado que activistas opositores y monitores electorales dicen fue inflado a causa de votación doble y otras maniobras fraudulentas.

Los observadores internacionales respaldaron sus afirmaciones, al indicar violaciones de procedimiento y graves indicios de adulteración de votos después de una campaña sesgada a favor de Rusia Unida.

"En mi opinión, estas elecciones fueron como un juego en el cual sólo se permite un número de jugadores para competir", destacó la jefa de la misión de observadores internacionales, Heidi Tagliavini, en una conferencia de prensa.

De acuerdo con los resultados electorales preliminares difundidos el lunes, la mayoría que tenía el partido de Putin en el parlamento se debilitó drásticamente, un revés humillante para el hombre que no ha soltado el control de la nación durante casi 12 años.

Se prevé que Rusia Unida retendrá su mayoría en la cámara baja y es probable que Putin gane las próximas elecciones presidenciales de marzo, pero las elecciones del domingo perjudicaron su imagen, cuidadosamente bien acicalada.

El resultado reflejó una fuerte frustración popular por la falta de competencia política, la corrupción oficial por doquier y la gran brecha entre ricos y pobres.

Con los votos contados del 96% de los centros de votación, Rusia Unida encabezaba las cifras con el 49,5% de los votos, informó el director de la Comisión Central Electoral, Vladimir Churov.

Algunos políticos de la oposición y observadores electorales dijeron que incluso un resultado de alrededor de 50% de los votos para el partido Rusia Unida parecía inflado a causa del supuesto fraude electoral.

Churov pronosticó que el partido de Putin obtendrá 238 de los 450 escaños de la Duma estatal, una gran reducción con respecto a las elecciones previas, cuando obtuvo una mayoría de dos tercios, lo que le permitió cambiar la constitución.

El Partido Comunista, que parecía beneficiarse mayormente por los votos de protesta, obtendría casi el 20%, con un aumento del 12% con respecto a hace 12 años.

Un 60% de los 110 millones de votantes aptos participó en las elecciones, un descenso con respecto al 64% de hace cuatro años.

Sólo se le permitió la participación a siete partidos, mientras que los grupos de oposición más abierta fueron bloqueados.

___

Los periodistas de The Associated Press Jim Heintz, Lynn Berry y Nataliya Vasilyeva contribuyeron a este despacho.