Los gobiernos de Centroamérica, Colombia, México y República Dominicana demandaron el lunes al Congreso de Estados Unidos establecer medidas que impidan el tráfico de armas de asalto que terminan en manos de grupos criminales de la región.

Al concluir la XIII Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, presidentes y ministros asistentes al encuentro firmaron una declaración sobre crimen organizado y narcotráfico en la que también llamaron a las naciones consumidoras de drogas que si no pueden reducir su demanda deben explorar alternativas para eliminar las ganancias de criminales, incluidas alternativas de mercado que eviten el tráfico de enervantes por Latinoamérica.

En la declaración leída por el secretario mexicano de Gobernación, Alejandro Poiré, los países del llamado Mecanismo de Tuxtla señalaron que las ganancias por la venta de drogas ha dado a los carteles del narcotráfico "un enorme poder" que también ha alimentado una espiral de violencia en diversos países de la región.

Los países del mecanismo se reunieron en una cumbre de un día en la ciudad de Mérida, en la Península de Yucatán, donde hicieron un repaso a las herramientas que se han establecido para promover la integración, entre ellas el recién acordado Tratado de Libre Comercio único entre México y Centroamérica y el llamado Proyecto Mesoamérica.

En la reunión, México anunció la creación de un millonario fondo para apoyar proyectos de infraestructura en la región mesoamericana y el Caribe.

El anfitrión del encuentro, el presidente Felipe Calderón, informó que el llamado Fondo de Infraestructura para Mesoamérica y el Caribe tendrá recursos iniciales por 160 millones de dólares aportados por México y buscará suplir la cooperación que junto con Venezuela se daba a la región a través del llamado Pacto de San José.

"Por razones muy respetables Venezuela decidió dejar el Pacto de San José, tener un propio proyecto de asistencia, el cual respetamos, (pero) eso dejó trunco y dejó indefinida la posibilidad de aplicar" el acuerdo, dijo el mandatario.

Con el Pacto de San José, impulsado desde 1980, México y Venezuela suministraban crudo en condiciones preferenciales a países de Centroamérica y varios del Caribe, además de que promovía la cooperación.

El mandatario no mencionó específicamente si también se planeaba un nuevo mecanismo de suministro de crudo como parte del fondo de infraestructura.

Mesoamérica es una región en la que se incluyen a los países de Centroamérica, además de México y Colombia.

"No es una gran cantidad, pero puede servirnos para arrancar en cosas muy importantes", dijo el presidente mexicano, quien propuso llamar al fondo el "Acuerdo de Yucatán".

Calderón dijo que el fondo permitirá otorgar apoyos financieros para proyectos de infraestructura, asistencia técnica y capacitación como parte del Proyecto Mesoamérica, un mecanismo de integración y cooperación regional.

El Proyecto Mesoamérica incluye a los países de América Central, Colombia, México y República Dominicana, y busca integrarlos entre otras materias en infraestructura, energía eléctrica, telecomunicaciones y salud.

El proyecto se creó en 2008 en sustitución del llamado Plan Puebla-Panamá.

La Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla cumplió en 2011 cumplió 20 años de instalado.

Al encuentro asistieron además de Calderón, los presidentes de Guatemala, Alvaro Colom; Honduras, Porfirio Lobo; de Nicaragua, Daniel Ortega; de Panamá, Ricardo Martinelli y de República Dominicana, Leonel Fernández. El mandatario de Chile, Sebastián Piñera, asistió como invitado.

Los otros países de la región centroamericana participan a nivel de vicepresidente o ministros.