El mexicano David Silveti, el francés Sebastián Castella y el ecuatoriano Diego Rivas salieron hoy a hombros de la Plaza de Toros de Quito, tras finalizar la sexta corrida de la Feria "Jesús del Gran Poder".

Aunque no mataron a sus toros en el ruedo, porque desde esta temporada está prohibida la suerte suprema en Quito, Silveti se llevó tres orejas al igual que Castella, mientras que el ecuatoriano Rivas consiguió dos trofeos.

Los toros de Huagrahuasi, con un peso promedio de 501 kilos, permitieron el lucimiento de la terna que fue sacada a hombros de la Plaza de Toros de Iñaquito.

Con la mitad del aforo en las gradas, Silveti debutó en la capital ecuatoriana y confirmó la alternativa de manos del francés Castella.

En su primero, Silveti fue aplaudido por verónicas y delantales con el percal, el toro cumplió en varas; con la muleta ofreció series de derechazos y naturales rematados con el forzado de pecho, en una faena jaleada que le permitió llevar dos orejas y dar una triunfal vuelta al ruedo.

En el segundo toro, el azteca volvió a confirmar sus cualidades artísticas con el capote por verónicas y gaoneras, y con la muleta series de derechazos en redondo jaleados por el público, se adornó con bernanrdinas y se llevó otra oreja.

El francés Castella, en sus dos apariciones, cuajó faenas que el público aplaudió por sus ejecuciones con el capote y la muleta, lo que le mereció llevarse dos orejas de su primer enemigo y otra del segundo.

El ecuatoriano Rivas estuvo bien con su primer toro para cortar una oreja y volver a hacer lo mismo en su segundo y con ello conseguir la puerta grande, en unión de sus compañeros de terna.

Para mañana, lunes, en la séptima corrida de abono, se celebrará una novillada con el debut del español David Galván, en un mano a mano con el ecuatoriano Pablo Santamaría y alternará con ellos el rejoneador portugués Rui Fernandes, ante ejemplares de la ganadería de Mirafuente.