Un mexicano que llegó a ser descrito como el peor multiasesino en Estados Unidos vio denegada su solicitud de libertad condicional después que reconoció su culpabilidad por primera vez ante la junta de perdones.

Juan Corona, de 77 años, dijo que asesinó y mutiló a 25 agricultores hace cuatro décadas porque estaban en propiedad privada en huertos al norte de Sacramento, dijo Jana McClung, vicefiscal de distrito del condado Sutter.

Las autoridades de perdones decidieron que Corona puede intentarlo de nuevo en cinco años, informó McClung tras una audiencia de dos horas. Fue la séptima vez que trata de obtener su salida de la Prisión Estatal de Corcoran.

Corona realizó previamente declaraciones incriminatorias a un psicólogo en la prisión.

Sin embargo, "esta es la primera ocasión en que me percato que admitió tal cosa ante todo el consejo. Dijo que estaban en propiedad privada y que eran indigentes adictos al vino", señaló McClung. "Simplemente no parece percatarse de que lo que hizo estuvo mal".

Corona, oriundo del estado mexicano de Jalisco, sufre demencia y otros males mentales.

Ningún familiar de sus víctimas asistió a la audiencia. Los fiscales dijeron que Corona escogía víctimas que tuvieran pocos parientes y que probablemente nadie extrañara.

"Durante dos décadas no establecimos contacto con sobrevivientes", dijo Carl Adams, fiscal federal del condado de Sutter. "Las personas a las que Corona asesinó eran trabajadores agrícolas itinerantes. La mayoría no tenía parientes con los cuales pudiera haber habido comunicación durante el juicio en la década de 1970".

Cuatro de los cadáveres jamás fueron identificados. Los cuerpos de 14 de las víctimas de Corona nunca fueron reclamados por familiares después de que se les descubriera en 1971.

Corona, un contratista de trabajadores agrícolas con un historial de enfermedades mentales, fue declarado culpable de matar a sus víctimas, que eran hombres, con un cuchillo, mutilarlos, abriles la cabeza y sepultar los restos cerca de Yuba City, a 64 kilómetros (40 millas) al norte de Sacramento.

Dijo ante las autoridades de perdones que apuñaló a su primera víctima con un cuchillo de cocina, disparó contra la segunda y mató al resto con un machete, señaló McClung.

Sin embargo, no hay registro de que ninguno de los muertos haya recibido un disparo, agregó, lo cual genera interrogantes de si habría otra posible víctima o si eso fue producto de la alterada mente del convicto.

Corona entró caminando sin ayuda a la audiencia, pero su demencia era evidente durante sus comentarios, dijo McClung.