El líder de la formación Rusia Justa (RJ), Serguéi Mirónov, denunció hoy fraude en el recuento de papeletas en San Petersburgo, la patria chica del primer ministro ruso, Vladímir Putin.

Según Mirónov, un diputado regional de su formación fue arrestado en la madrugada de hoy.

"Están reescribiendo descaradamente las actas electorales en San Petersburgo. Mañana estaremos en la calle", escribió Mirónov en su Tweeter.

Otro diputado regional de San Petersburgo, Oleg Nílov, "se llevó una paliza a manos de la policía cuando trataba de impedir el fraude electoral", denunció una dirigente de RJ, Oksana Dmítriyeva, citada por la agencia rusa Interfax.

La policía de San Petersburgo, por su parte, calificó de provocadora la actitud de Nilev en el colegio electoral.

La socialdemócrata RJ obtenía un 13,16 por ciento con el 93,6 por ciento escrutado, resultado que mejora en mas de cinco puntos el obtenido en 2007, cuando recabó el apoyo del 7,74 por ciento de los electores y pasó por los pelos el corte del 7 por ciento exigido para acceder a la Duma rusa (Cámara Baja del Parlamento).

Por otra parte, Dmitri Gudkóv, destacado dirigente de los socialdemócratas, calificó de "sucias" las parlamentarias.

"Lo que hemos visto excede todos los límites. Es una especia de histeria. No quiero decir que es una agonía, pero no cabe duda de que hay histeria entre las autoridades. El partido en el poder ha perdido las elecciones. Ha dejado de ser el partido de la mayoría", sentenció Gudkov en declaraciones a Radio de Moscú.

Casi 260 personas, mientras tanto, fueron detenidas en Moscú durante la jornada electoral por participar en actos no autorizados, informaron hoy las fuerzas policiales.