Los colombianos de todas las ciudades del país están convocados este martes a una gran marcha de protesta contra el secuestro, la guerrilla de las FARC y toda forma de violencia, en la que también participarán autoridades.

La protesta fue convocada a través de las redes sociales tras la ejecución de cuatro secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el 26 de noviembre, un hecho que conmocionó a este país que vive un conflicto armado desde hace casi 50 años.

El periodista Herbin Hoyos, quien encabeza desde el 15 de noviembre la llamada Caravana por la Libertad, conformada por decenas de motociclistas que recorren Colombia, confió en que la movilización del martes "supere los nueve millones del 4 de febrero de 2008".

Hizo así alusión a una protesta similar celebrada en aquella fecha y que tuvo réplicas en muchas ciudades del mundo.

En declaraciones a Efe, Hoyos comentó que la principal exigencia de las marchas es "que las FARC liberen sin condiciones a todos los secuestrados" en su poder.

Al llamado de la Caravana por la Libertad y otras organizaciones, como Colombia soy yo, Indígnate Colombia y País Libre, y especialmente a través de la convocatoria hecho en las redes sociales, respondió el Gobierno por voz de los ministros de Interior, Germán Vargas Lleras, y de Justicia, Juan Carlos Esguerra, quienes confirmaron su asistencia.

"Todos vamos a marchar, todos tenemos que solidarizarnos con los secuestrados. El presidente de la República va a participar en esta jornada y el Gabinete en pleno acompañará esta manifestación. Nadie se puede quedar en su casa", manifestó Vargas Lleras.

Y el periodista Hoyos explicó que "no es necesariamente que la gente tenga que marchar. Basta con que salga así sea al frente de su casa y se manifieste", explicó Hoyos.

Este periodista conduce el programa de Caracol Radio "Las voces del secuestro", que se emite por las noches y permite que los secuestrados escuchen desde sus lugares de cautiverio, en las selvas de Colombia, mensajes de sus familiares.

"Oficialmente tenemos 11 policías y militares, pero hay más casos y en nuestros listados tenemos también cientos de civiles", recordó Hoyos, al hacer referencia a los cuatro ejecutados en noviembre.

Esas últimas víctimas de las FARC fueron tres policías: coronel de la Policía Edgar Yesid Duarte, mayor Elkin Hernández e intendente Álvaro Moreno; además del sargento del Ejército, José Libio Martínez.

Todos llevaban más de doce años en poder de las FARC, la mayor de Colombia y la más antigua de América.

Otras organizaciones han exigido que la protesta no quede sólo en la petición de la liberación de los secuestrados, sino que denuncie todo tipo de violencia procedente de cualquiera de los actores del conflicto armado colombiano.