La Liga Árabe decidió hoy mantener las sanciones económicas impuestas a Siria y rechazó dar nuevos ultimátum a Damasco para que acepte el plan árabe y la misión de observadores para poner fin a la crisis.

El secretario general de la organización panárabe, Nabil al Arabi, dijo a los periodistas en El Cairo que el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, planteó nuevas condiciones al envío de los observadores, en contradicción con el anuncio de Damasco de que aceptaba la misión.