El vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, aseguró hoy que el paquete de ajuste aprobado por el gobierno italiano ofrece "una muy necesaria señal de un nuevo enfoque en política económica", pero advirtió de que Roma deberá afrontar más reformas próximamente.

"Este paquete es un paso muy importante para apuntalar las finanzas públicas y apoyar el crecimiento económico mientras se preserva la equidad social y la justicia", señaló Rehn en un comunicado.

Según explicó el responsable comunitario de Asuntos Económicos, la CE llevará a cabo un análisis detallado cuando reciba todos los detalles, "pero en general el conjunto de medidas es oportuno y ambicioso, dando una muy necesaria señal de un nuevo enfoque".

Rehn subrayó que el esfuerzo de consolidación fiscal incluido es "esencial para reforzar la credibilidad de la economía italiana, pero también para recuperar el control de su elevada deuda y aliviar la carga para las futuras generaciones".

"En el área de las pensiones, algunas medidas largamente esperadas están siendo introducidas con el fin de reducir el gasto de las pensiones mientras refuerzan la justicia del sistema y aumentan la participación de la fuerza de trabajo", señaló Rehn.

El vicepresidente de la CE destacó además que las medidas para aumentar la recaudación fiscal se compensarán parcialmente con incentivos fiscales para apoyar a las empresas y el empleo y celebró los compromisos para reforzar la lucha contra el fraude fiscal.

Al mismo tiempo, defendió las acciones puestas en marcha para liberar el potencial de crecimiento, pero aseguró que "se necesita más" en áreas que la Comisión ha señalando recientemente.

Rehn recordó en este sentido que el gobierno "ha anunciado más medidas estructurales pronto, incluyendo en el área del mercado de trabajo en consulta con los agentes sociales".

"Es crucial mantener el impulso en la reforma económica y en la renovación política para tomar más decisiones que puedan crear más crecimiento y más y mejores trabajos de forma justa", insistió el responsable comunitario.

El Consejo de Ministros del Gobierno presidido por Mario Monti aprobó hoy el primer ajuste presupuestario del Ejecutivo de tecnócratas por un monto de 30.000 millones de euros, que mañana será presentado por el excomisario en el Parlamento de Italia.

El plan de ajuste prevé entre 12.000 y 13.000 millones de euros en reducción de gastos y otros 18.000 millones de euros de aumento de los ingresos en las arcas públicas.

En dicho plan, 20.000 millones de euros corresponden a ajustes presupuestarios y otros 10.000 millones de euros en gastos a favor del crecimiento, del sistema productivo y del trabajo, según un comunicado de la presidencia del Gobierno.