Las negociaciones de trastienda sobre un acuerdo para rescatar el único tratado mundial sobre reducciones de gases de efecto invernadero comenzaron el lunes de lleno, con el objetivo adicional de lanzar otro diálogo que busque un acuerdo más amplio y que incluya a los mayores contaminadores mundiales: China y otras economías emergentes, Estados Unidos y Europa.

Los representantes de países clave expresaron en público sus posiciones iniciales en la conferencia climática de la ONU en Sudáfrica, mientras se aprestaban a comenzar encuentros privados para tratar de determinar los significados e intenciones de cada uno, que siguen siendo poco claros.

Al entrar la conferencia de 194 países en su semana decisiva, los negociadores estaban sintiendo las presiones de un plazo inminente: La expiración en 12 meses más de los compromisos de las naciones industriales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre los países que firmaron el Protocolo de Kioto en 1997 estaba Canadá, pero el gobierno canadiense ha dicho que no extenderá sus compromisos sin un nuevo acuerdo que incluya a todos los países por igual.

El enviado especial estadounidense Todd Stern dio que Washington no tiene objeciones a un acuerdo post 2020 siempre y cuando trate a todos los países por igual, pero dijo que no cree que China y otros estén preparados para aceptar incondicionalmente paridad con el resto.

Stern dijo que cualquier acuerdo futuro debería revisar la división de los países en dos grupos distintos — industriales y en desarrollo — tal como se definieron en la convención básica sobre el clima, de 1992.

"Simplemente no tiene sentido. El mundo ha cambiado dramáticamente desde 1992", dijo.

Por su parte, el ministro canadiense del Ambiente, Peter Kent, dijo en conferencia de prensa que Ottawa no va a firmar a otra ronda de compromisos para la reducción a las emisiones bajo el Protocolo de Kyoto, independientemente de cualquier nueva posición de China.

Canadá, Japón y Rusia anunciaron el año pasado su rechazo a un segundo período de compromisos de Kioto a partir de 2013.

Kent no hizo ningún anuncio sobre versiones previas de que Canadá se retiraría formalmente del protocolo de Kyoto a finales de este año. Si lo hiciera, sería el segundo país firmante que renuncia al acuerdo. El primero fue Estados Unidos, en 2001.

La Unión Europea está proponiendo un acuerdo en el que todos los países importantes adopten objetivos obligatorios de reducción de emisiones, como condición para renovar sus compromisos bajo el Protocolo de Kioto. La UE desea un acuerdo ahora para comenzar negociaciones que concluirían para 2015 sobre un tratado abarcador que entraría en vigencia cinco años más tarde.

Lo ejes de un acuerdo así son Estados Unidos y China, pero ambos están presentando condiciones duras.

Xie Zenhua, el principal negociador de China — el máximo contaminador mundial_, dijo en su primer encuentro con los reporteros en la conferencia que Beijing deseaba asegurar los compromisos previos de los países industrializados antes de entrar en la siguiente fase. Si ello sucede, dijo, China podría discutir un acuerdo para después de 2020.