La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) ha iniciado una investigación sobre el financiamiento del nuevo estadio de los Marlins de Miami en el centro de la ciudad.

La entidad federal ordenó a la ciudad y al condado de Miami-Dade que suministren una voluminosa cantidad de documentos relacionados al proceso.

También se deberá dar cuenta de las minutas de las reuniones entre funcionarios públicos y ejecutivos de los Marlins y las Grandes Ligas.

El emplazamiento incluye, además, facilitar los registro sobre contribuciones a campañas electorales y documentales relaciones a los gravámenes sobre la zona de estacionamiento del estadio.

Un funcionario de la SEC indicó en una misiva que la investigación se concentra en si se quebrantó la legislación federal en el financiamiento de un estadio que costó 634 millones de dólares.

El estadio en la Pequeña Habana será inaugurado el próximo abril. Con miras a la temporada de 2012, los Marlins han empezado a gastar en agentes libres, sobresaliendo el ex astro de los Mets José Reyes.

La primicia sobre la investigación de la SEC fue dada por el diario The Miami Herald.