El gobierno de Alabama estudia emplear presos para compensar la escasez de mano de obra agrícola atribuida a la nueva ley estatal contra la inmigración ilegal, se informó el martes.

El Departamento de Agricultura e Industrias estatal se reunirá en las próximas horas con agricultores y empresarios en Mobile. Uno de los temas de discusión será si delincuentes a quienes se permite salir de la cárcel a trabajar podrán realizar las tareas antes encomendadas a inmigrantes, dijo el subcomisionado Brett Hall.

El funcionario añadió que se acerca la temporada de siembra y muchos agricultores han perdido a la mayoría de sus empleados. La nueva ley ha provocado una escasez crónica de mano de obra en el sector agrario en Alabama.

El vocero del servicio penitenciario Brian Corbett dijo que en el estado hay unos 2.000 presos autorizados a salir a trabajar y la mayoría tiene empleo.

Corbett añadió que el sistema penitenciario no es la solución a la escasez de mano de obra causada por la ley.