El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podrá continuar con su batalla legal para tratar de evitar su extradición a Suecia, donde se le acusa de agresión sexual, falló el lunes un tribunal británico.

La decisión significa que Assange no será deportado de inmediato a Suecia.

Los jueces británicos dijeron que Assange podría solicitar al Tribunal Supremo que atienda un punto específico de su caso, pero no hay garantía de que la máximo corte del país acepte su solicitud.

A su juicio, el juez John Thomas dijo que Assange apenas tiene pocas probabilidades de convencer a la Corte Suprema de sus argumentos. "Las posibilidades de éxito pueden ser extraordinariamente pocas" para la apelación de Assange, dijo Thomas.

Los abogados de Assange argumentan que todas las ordenes de detención europeas emitidas por la Policía o los fiscales eran viciadas de origen porque ninguno puede ser considerado como autoridad judicial.

Los jueces del Tribunal Supremo no indicaron si estaban de acuerdo con ese argumento, pero dijeron que el equipo legal de Assange tendrá la oportunidad de solicitar a la máxima corte que les conceda una audiencia. Assange dijo que estaba satisfecho por el fallo.

La abogada de Assange Gareth Peirce dijo que Assange tiene ahora 14 días para presentar una solicitud por escrito ante la corte suprema.

El australiano de 40 años, que dirige el sitio de internet que ha revelado secretos diplomáticos, ha pasado gran parte del año con libertad condicional en Gran Bretaña, luchando para evitar ser extraditado por acusaciones de violación y agresión sexual a dos mujeres de nacionalidad sueca en agosto de 2010. Hasta el momento dos tribunales habían fallado en su contra.

___

El periodista de The Associated Press Malin Rising en Estocolmo contribuyó a este despacho.