Embajadores de países suramericanos acreditados en República Dominicana calificaron hoy de "histórico" y "trascendental" el nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), lo que el representante de Ecuador, Carlos López Damm, destacó como "cambio de época".

La CELAC inició su andadura el sábado en una cumbre celebrada en Caracas con el respaldo de Gobiernos de 33 países de América, aunque sin Estados Unidos y Canadá, lo que separa y diferencia claramente al nuevo bloque de la Organización de Estados Americanos (OEA) en opinión de los diplomáticos.

El embajador de Venezuela, Alfredo Murga, auguró que de la nueva comunidad constituida surgirán políticas públicas de carácter regional y subregional, además de "un conjunto de instituciones" y "una nueva estructura financiera que nos defienda de la devastadora crisis" que sufren Estados Unidos y Europa.

"Estamos absolutamente convencidos de que a partir de la CELAC se va a comenzar a diseñar un nuevo sistema de relaciones y de políticas públicas en nuestra región", agregó.

El embajador cubano, Alexis Bandrich, resaltó que son 33 los estados que forman la CELAC, que se constituye como "un centro de poder" para contrarrestar el "unipolarismo" protagonizado por Estados Unidos.

En su opinión, ante el declive de un capitalismo que "se torna más peligroso", la CELAC es "un paso trascendental" que sembrará fe, optimismo y esperanza para los pueblos del continente, que tienen "la necesidad de unirse y de dejar de ser el traspatio de los Estados Unidos".

La embajadora de Nicaragua, Rosa Adilia Vizcaya, destacó el hecho "histórico" de que, con este nuevo bloque, son los países de Latinoamérica y el Caribe los que "por primera vez" toman sus propias decisiones y destacó que lo harán al margen de una OEA a la que la CELAC no pretende "matar".

Sin embargo, el organismo interamericano "morirá de muerte natural", manifestó la embajadora, quien recordó que esta entidad no respondió a los intereses latinoamericanos en el conflicto entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía de las Islas Malvinas en 1982.

El embajador venezolano explicó que "no se crea la CELAC para emular o sustituir a la OEA. La OEA ha dejado de tener vigencia histórica (...) porque los intereses de nuestros pueblos no se identifican" con los de ese organismo, aseveró.

El embajador de Ecuador, Carlos López Damm, por otra parte, destacó la necesidad de diseñar la "nueva arquitectura financiera" ante la crisis internacional, además de otras prioridades de la cumbre, como la de buscar la cooperación entre los mecanismos regionales y en áreas como la comercial, productiva, social, energética y cultural.

Sobre las manifestaciones del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, acerca del "gravísimo problema planetario" que constituyen los medios de comunicación privados, el diplomático señaló que "el presidente no está en contra de la libertad de expresión ni de los medios de comunicación, sino contra la falsedad de los medios privados y del monopolio".