El Gobierno de Tailandia ha emprendido de la mano de la estricta ley de "lesa majestad", una campaña a fin de evitar que las redes sociales sean empleadas para socavar la imagen de la monarquía representada por el rey, Bhumibol Adulyadej, quien hoy cumple 84 años.

La semana pasada las autoridades tailandesas solicitaron a la popular red social "Facebook", con sede en Estados Unidos, censurar 10.000 sitios por considerar que sus contenidos son una ofensa a la máxima institución del Estado.

"Cualquier usuario que no borre (los comentarios en contra de la monarquía) corre el riesgo de ser juzgado de acuerdo a la ley cibernética, puesto que en ese caso su papel será el de propagar mensajes ilícitos", advirtió el ministro de Información y Comunicación, Anudith Nakornthap, en rueda de prensa.

Además de la publicación de comentarios contrarios, adherirse al botón "me gusta", utilizado por sus usuarios para mostrar su apoyo o aprobación a lo publicado, o compartir la difusión del mensaje también está considerado una conducta punible por la llamada Ley de Delitos Informáticos.

Esta ley, que fue aprobada en 2007 por el gobierno instalado por los militares que un año antes tomaron el poder mediante un golpe de estado, y según advirtió el ministro, será también aplicada a toda persona que haya publicado, o apoyado, contenidos contrarios a la monarquía si esta entra en Tailandia aunque haya cometido el delito de "lesa majestad" fuera del país asiático.

"Si un extranjero comete el delito de lesa majestad en otro país donde Tailandia no tiene jurisdicción la causa será guardada y esa persona será perseguida una vez entre en territorio tailandés", avisó el ministro.

Según Mallika Boonmeetrakool, portavoz del Partido Demócrata que está en la oposición desde las elecciones legislativas del pasado julio, las autoridades han comprobado que hay miles de sitios en "Facebook" y "Youtube" con contenidos que transgreden la ley.

Desde su entrada en vigor, grupos locales e internacionales comprometidos con la defensa de la libertad de expresión, denuncian que la aplicación de esta ley es una medida desmesurada que atenta contra el derecho a discrepar.

"La aplicación de la mano dura con los delitos de lesa majestad tienen un efecto devastador sobre la libertad de expresión en Tailandia", apuntó el director de Human Right Watch, Brad Adams, en un comunicado.

Human Rights Watch pide una discusión "urgente" a nivel nacional para modificar la citada ley, aplicable aunque el supuesto delito haya sido cometido mucho tiempo atrás, dado que establece que este nunca prescribe.

Desde 2007 y hasta enero de 2011, el número de sitios bloqueados por los tribunales haciendo uso de la citada ley cibernética, ascendía a 75.000, incluidos 57.330 por contenidos contrarios a la monarquía, según un informe realizado por la Universidad de Thammasat, en Bangkok.

Bhumibol Adulyadej, el monarca más longevo del mundo, es venerado por la mayoría de tailandeses pero en los últimos años, a raíz de la inestabilidad política atravesada por el país, en la sociedad se ha abierto el debate a hurtadillas sobre el rol de la monarquía y, sobretodo, la estricta aplicación de la ley de "lesa majestad".

En los últimos años, varios cientos de tailandeses y también algún que otro extranjero han sido formalmente acusados de cometer este delito, cuando en la década de 1990 apenas se denunció uno decena de casos, según señaló el Grupo de Concienciación del Artículo 112, organización que hace campaña contra el uso de esta ley.

La ley de "lesa majestad" contempla penas de hasta 15 años de cárcel para las personas declaradas culpables de infringirla.

Por Noel Caballero.