El ideólogo del Jemer Rojo, Nuon Chea, culpó hoy a Vietnam de la mortandad ocurrida durante el periodo de que el grupo radical rigió Camboya, desde abril de 1975 hasta que enero de 1979 fue depuesto por las tropas vietnamitas.

Nuon Chea, "número dos" y mano derecha de Pol Pot, máximo líder, se pronunció así en el transcurso del primer interrogatorio al que fue sometido por el fiscal del tribunal internacional que juzga a los tres destacados miembros de la cúpula del Jemer Rojo.

"Estos crímenes, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio no son de los camboyanos. Fue Vietnam quien mató a los camboyanos", aseguró Nuon Chea, en respuesta a las preguntas de la fiscalía.

El octogenario dirigente, que se quitó el gorro de lana que llevó en todas las sesiones anteriores y sustituyó las gafas de sol que portaba por unas de lectura, atribuyó las muertes al vecino país y a sus intentos de dominar Camboya.

Hasta dos millones de personas murieron a causa de la hambruna, enfermedades y las purgas internas de supuestos simpatizantes del gobierno comunista de Vietnam ordenadas por la cúpula del Jemer Rojo.

"No quiero que la próxima generación entienda mal la historia. No quiero que entiendan que los Jemeres Rojos son mala gente o criminales", añadió el acusado.

Nuon Chea dijo que fue el maltrato que su pueblo recibió por parte de los colonos franceses, que controlaron el país entre 1863 y 1953, el motivo por el que se unió al Partido Comunista de Kampuchea, que después sería llamado Jemer Rojo,

Con Nuon Chea, otros dos destacados líderes del régimen, el que fuera jefe de Estado, Khieu Samphan, y el exministro de Asuntos Exteriores, se sentaron también en el banquillo de acusados para ser interrogados

La cuarta acusada, la exministra de Asuntos Sociales del Jemer Rojo, Ieng Thirith, de 76 años, ha sido declarada incapacitada para ser juzgada por el alzheimer que padece y será liberada si se confirma el fallo del tribunal, que ha sido recurrido por la fiscalía.

Los tres, todos ellos octogenarios y encarcelados desde 2007, serán juzgados durante los próximos meses bajo las acusaciones de genocidio, crímenes contra Humanidad y crímenes de guerra cometidos durante los 45 meses que el Jemer Rojo gobernó el país

Este caso, el segundo que juzga el tribunal, empezó formalmente el pasado junio con las deliberaciones sobre los aspectos legales y fue luego segmentado en pequeños procesos para hacer menos complejo este juicio que afronta el tribunal auspiciado por Naciones Unidas, establecido en 2006 tras casi nueve años de discusiones.

La primera fase juzgará solo las deportaciones masivas desde las ciudades hacia el campo que supusieron la muerte de miles de personas por extenuación, hambruna y enfermedades, así como los crímenes contra la Humanidad relacionados con estos.

El Caso Uno juzgó a Kaing Guek Eav, alias "Duch", quien dirigió el centro de detención y torturas S-21, en el que unas 16.000 personas murieron en la misma cárcel o en los campos de exterminio de Choeung Ek, a las afueras de Phnom Penh.

Duch fue condenado a 35 años de prisión en julio de 2010, aunque su sentencia definitiva se conocerá el próximo mes de febrero.

El jefe del Jemer Rojo, Pol Pot, murió en la selva camboyana en abril 1998, prisionero de sus propios correligionarios.