Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Londres están en riesgo de agotar su enorme presupuesto y tienen poco margen para gastos imprevistos, advirtió el martes el organismo auditor de Gran Bretaña.

En un informe sobre el presupuesto de 9.300 millones de libras esterlinas (14.600 millones de dólares), la Oficina Nacional de Auditoría concluyó que, mientras los trabajos en las sedes van a tiempo y en su mayor parte están terminados, "no todo es halagüeño".

El reporte fue divulgado al tiempo que las autoridades olímpicas de Gran Bretaña anunciaron que habían duplicado la suma para la seguridad en las sedes, en una medida que elevó ese gasto a más de 1.000 millones de libras esterlinas (1.600 millones de dólares).

"El gobierno confía en que hay dinero disponible para cubrir los riesgos conocidos, pero, en mi opinión, la probabilidad de que los juegos puedan ser financiados conforme al actual paquete de financiamiento del sector público está equilibrada con tanta precisión que existe el riesgo real de que se necesite más dinero", apercibió el director de la auditoría nacional, Amyas Morse.

Si ese fuera el caso, las autoridades olímpicas tendrían que recurrir de nuevo a los contribuyentes británicos cuando la economía nacional atraviesa una época de apuros.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la economía británica se contraiga en este trimestre y en el primero del 2012, mientras para el año próximo le pronostica un magro aumento de 0,5%.

La Oficina Nacional de Auditoría es una organización independiente que examina el gasto público en nombre del Parlamento.