El fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, tiene una oportunidad más de evitar su extradición a Suecia, país que le reclama por supuestos delitos sexuales, al recibir hoy la autorización para recurrir al Tribunal Supremo del Reino Unido.

El Tribunal Superior de Londres dio hoy luz verde para que el caso de Assange sea llevado ante la máxima instancia judicial británica, que, no obstante, deberá decidir primero si admite a trámite el recurso contra la entrega del informático a Suecia.

La Fiscalía sueca acusa al fundador de WikiLeaks de tres delitos de agresión sexual y uno de violación tras la denuncia de dos mujeres en Suecia, que aseguraron que los hechos ocurrieron en agosto de 2010.

Dos jueces del Tribunal Superior consideraron hoy que el caso de Assange es de "importancia pública" y debe llegar al Supremo.

A la salida de la audiencia, el fundador de WikiLeaks estimó la decisión "correcta" y se mostró "agradecido".

"La larga lucha para que se haga justicia conmigo y otros continúa", dijo Assange, que recordó que el Parlamento británico estudia hoy mismo los problemas que plantean ciertas órdenes europeas de arresto emitidas en casos como el suyo.

Si la máxima instancia judicial acepta su recurso, éste debe ser atendido "lo antes posible", puntualizaron hoy los magistrados.

El informático, quien el próximo miércoles habrá cumplido un año de su detención en Londres, acudió personalmente hoy al Tribunal Superior para solicitar el permiso que le lleve al Supremo.

Al periodista australiano, de 40 años, le quedan pocos escalones judiciales para impedir la extradición, ya que, en caso de que el Tribunal Supremo autorice su entrega a Suecia, tendrá como último recurso el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El pasado noviembre, dos jueces del Tribunal Superior rechazaron la apelación que había presentado Assange contra la decisión tomada en febrero por una corte inferior para que fuera entregado a Suecia.

El creador de WikiLeaks, detenido en Londres el 7 de diciembre de 2010, lleva meses viviendo en una mansión en la campiña del este de Inglaterra como parte de sus condiciones de libertad condicional.

Con el dictamen del pasado noviembre, el Tribunal Superior rechazó el recurso de Assange contra la decisión del juez Howard Riddle, del tribunal de Belmarsh (sur de Londres), que había autorizado en diciembre de 2010 su entrega a Suecia.

La defensa de Assange alega que su entrega sería "injusta e ilegítima" y considera que la euroorden cursada por la Fiscalía sueca, que dio motivo a su arresto el año pasado, es inapropiada y "tan restrictiva" que no estudia las pruebas de su caso, por lo que hace que su extradición sea prácticamente automática.

El abogado Mark Summers, en representación de Assange, reiteró hoy que "a los fiscales, bajo ninguna circunstancia, se les debe permitir emitir órdenes europeas de arresto", cuya emisión correspondería a un magistrado.

Sin embargo, los jueces del Tribunal Superior consideran que, visto desde el punto de vista del derecho, el fiscal tiene potestad para emitir una orden de arresto.

Según los cargos, Assange practicó sexo con una de las mujeres sin preservativo en contra del "deseo expreso" de ella. La otra mujer lo acusa de haber mantenido relaciones sexuales con ella también sin condón y mientras dormía.

WikiLeaks ha revelado durante meses miles de cables secretos de las embajadas de EEUU, publicados en varios periódicos, lo que provocó la reacción del Gobierno de ese país y también de muchos otros que se veían comprometidos por el contenido de los documentos.

El portal anunció también en octubre que dejaba de divulgar secretos oficiales por falta de financiación, si bien la semana pasada publicó los archivos "Spyfiles" sobre empresas de espionaje.