El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, denunció hoy nuevas amenazas y asesinatos contra líderes campesinos que reclaman tierras y reiteró la intención de no dejar que enemigos de la Ley de Reparación de Víctimas "se salgan con la suya".

Así lo aseguró Santos en el Palacio de Nariño, sede del Ejecutivo, durante una reunión con organizaciones que representan a las víctimas y a los campesinos que reclaman la devolución de sus tierras.

"Están denunciando que hay amenazas contra algunos voceros de los campesinos que están reclamando tierras. Inclusive algunas denuncias de asesinatos de algunos de esos dirigentes, cosa que nos preocupa enormemente", indicó Santos.

Señaló que por la información recibida "hay enemigos que quieren que esta Ley no funcione", al recordar que por esa iniciativa el Gobierno espera devolver a sus dueños unos 2,5 millones de hectáreas usurpadas por grupos paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes, al igual que indemnizar a cuatro millones de víctimas del conflicto armado.

Opinó que una "mano negra", de la extrema derecha y de la extrema izquierda, buscan que no funcione la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, sancionada en junio pasado.

Reiteró que, en todo caso: "no vamos a permitir que los enemigos de esta Ley se salgan con la suya".

Explicó que dentro de los procesos que se pondrán en marcha para seguir adelante con la iniciativa, están los esquemas de seguridad para los líderes campesinos.

"Vamos a ofrecer recompensas a quienes nos den información que lleve a la captura y a la condena de estos criminales, porque lo que están haciendo son actos criminales en contra de los campesinos, en contra de los voceros de quienes legítimamente quieren que se les restituya su tierra o quieren que se reparen las víctimas.