El partido del primer ministro Vladimir Putin obtenía el domingo menos del 50% de los votos en los comicios parlamentarios, mostraron los sondeos de salida mencionados por la televisión estatal rusa, un retroceso importante que ilustra la desconfianza del electorado con su líder.

Los partidos de la oposición y los monitores electorales dijeron que incluso esta victoria había sido inflada artificialmente, alegando alteración de los votos y otras irregularidades graves en las urnas.

Aunque Putin y su partido Rusia Unida han dominado la política nacional desde hace más de una década, el descontento popular ha aumentado ante el estilo autoritario del primer ministro, una corrupción generalizada entre los funcionarios públicos y la desigualdad entre los rusos ordinarios y la creciente plutocracia.

Rusia Unida tiene una mayoría de dos tercios en la saliente Duma Estatal — la cámara de diputados del Parlamento — pero un sondeo del mes pasado realizado por el independiente Centro Levada dijo que el partido podría obtener solamente un 53% de los votos en estos comicios, lo que le privaría de las bancas necesarias para cambiar la constitución sin desafíos.

Putin ha acallado a un grupo observador independiente financiado por Occidente y advirtió de inestabilidad política.

El Partido Comunista al parecer salió beneficiado con el voto de protesta y los sondeos a boca de urna pronosticaron que recibirá casi el 20% de los votos.

Los sondeos de opinión a boca de urna realizados por la entidad VTsiOM dieron a Rusia Unida un 48,5% de los votos y otro de la firma FOM le otorgaba una ventaja del 46%. Los dos sondeos separados fueron mencionados por el Canal Uno y la televisora Rossiya.

Solamente siete partidos pudieron presentar candidatos este año para las elecciones parlamentarias, mientras que los grupos de la oposición que más protestaron no pudieron inscribir postulantes ni participar en la campaña electoral.

Varios partidos lamentaron el domingo que se cometieron innumerables violaciones de la ley electoral para favorecer los resultados de Rusia Unida, entre ellas las cortapisas impuestas a los observadores de los partidos en el desempeño de sus funciones.