Al menos 28 personas han muerto por enfrentamientos en la ciudad de Taiz, en el sur de Yemen, durante los últimos tres días, dijeron el domingo activistas locales.

Desde el viernes, el gobierno ha disparado obuses contra sectores residenciales, con resultado de 13 civiles muertos, de ellos tres niños, según las fuentes.

Al menos siete efectivos del ejército y ocho combatientes tribales perdieron la vida en los choques ocurridos durante igual periodo, agregaron.

Taiz, la segunda ciudad más grande de Yemen, es actualmente un baluarte de la oposición. Las fuerzas militares disparan frecuentemente obuses contra la ciudad.

Las ambulancias y personal de rescate no han logrado llegar hasta los civiles heridos porque prosigue la lucha en las calles, dijo el doctor Mohammed al-Shogaa.

La oleada de violencia persiste en Yemen a pesar del compromiso del presidente Alí Abdalá Salé de dejar el poder en el país al que ha gobernando desde hace mucho tiempo.