La misión de la OTAN en Afganistán informó hoy de la muerte de numerosos insurgentes en un bombardeo en el este afgano y dijo no tener constancia de la muerte de seis civiles en el mismo, pese a las denuncias de autoridades locales.

El bombardeo se produjo el sábado en el distrito de Tagab, situado en la provincial de Kapisa, después de que las tropas afganas e internacionales recibieran pistas sobre la celebración de una reunión de talibanes, informó la organización en un comunicado.

"Numerosos insurgentes murieron y dos resultaron heridos. (...) No tenemos notificación alguna de bajas civiles o daño a sus propiedades durante el enfrentamiento", afirmó la misión de la OTAN (ISAF) en la nota que da cuenta del bombardeo.

Este sábado por la noche, el gobernador provincial, Mehrabudín Sapi, había denunciado a la agencia local Pajhwok que un proyectil lanzado en la zona causó las muertes de seis civiles y heridas a otros tres debido al impacto de un misil contra una casa.

Sapi descartó que el ataque lo hubiera perpetrado la ISAF, pero un miembro del Consejo Provincial, Nayibulá Rahimi, afirmó a esa agencia que el cohete fue lanzado desde una base compartida por soldados afganos y miembros de las tropas extranjeras.

"La casa pertenecía a un hombre que acaba de regresar de su peregrinaje a la Meca. Las personas se habían reunido para darle la bienvenida. El dueño de la casa y dos miembros de su familia fueron asesinados", agregó Rahimi.

Las muertes de civiles en las ofensivas de las fuerzas afganas e internacionales es uno de los factores que más alienta el rechazo popular a la presencia de las tropas extranjeras en Afganistán, que luchan contra las milicias talibanes.