Ministros del gabinete israelí criticaron el domingo a la secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton por comentarios que le atribuyen en los que supuestamente expresó su preocupación por la democracia de Israel.

Clinton hizo esas declaraciones en una sesión a puerta cerrada el fin de semana en el Foro Saban, un seminario sobre política de Medio Oriente patrocinado por el centro de estudios Brookings Institution.

Un funcionario estadounidense de alto rango, que habló bajo condición de anonimato dado que las declaraciones de Clinton eran consideradas de carácter extraoficial, confirmó que ella expresó preocupaciones sobre lo que está ocurriendo en Israel, incluyendo una ley sobre organizaciones no gubernamentales (ONG) y comentarios recientes de políticos ultraconservadores.

El Departamento de Estado no divulgó la transcripción de las declaraciones de Clinton.

La prensa israelí informó que Clinton criticó la reciente ola de leyes en Israel que, según sus críticos, están dirigidas a reprimir la disidencia. Los medios de comunicación israelíes no proporcionaron citas textuales o un resumen detallado.

Proyectos de ley recientes incluyen uno que restringe la financiación extranjera para ONG de izquierda y otro que haría más fácil demandar a los periodistas.

Los críticos israelíes aseguran que los proyectos de ley son un intento de sofocar la disidencia entre los grupos pacifistas en el país y amordazar a la izquierda que se opone al gobierno de línea dura. Sus partidarios señalan que los proyectos de ley detendrían la injerencia extranjera y harían rendir cuentas a los medios.

El ministro de Finanzas israelí, Yuval Steinitz, dijo que las declaraciones de Clinton eran "absolutamente exageradas".

En declaraciones tras una reunión de gabinete el domingo, Steinitz dijo que "la democracia israelí está viva, respira, da patadas y es liberal".