Dos integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) viajaron a la capital francesa para recopilar entre este lunes y el martes muestras de sangre de familiares de desaparecidos durante la última dictadura militar argentina, informaron hoy fuentes oficiales.

La actividad, que se desarrollará en la sede de la embajada argentina en París, se enmarca de una campaña para identificar a desaparecidos durante el régimen de facto que gobernó el país entre 1976 y 1983 -que dejó unas 30.000 personas desaparecidas, de las que una veintena eran de nacionalidad francesa-, y durante los dos años previos, cuando empezó la represión.

Los familiares de desaparecidos podrán acercarse a la sede diplomática a dejar su muestra de sangre, que será cotejada con los restos hallados por el equipo forense, precisó la agencia estatal Télam.

Durante su viaje a Francia Mercedes Salado y Cecilia Ayerdi, las dos integrantes del EAAF, participarán además el jueves en un coloquio organizado por el Colectivo Argentino por la Memoria sobre los ciudadanos franceses asesinados y desaparecidos durante el terrorismo de Estado en el país suramericano.

En este encuentro expondrán también los abogados de las dos monjas francesas secuestradas y desaparecidas en Argentina en 1977, Alice Domon y Leónie Duquet.

Domon permanece desaparecida, pero los restos de Duquet fueron hallados en 2005 por el EAAF en una fosa común de un cementerio de la provincia de Buenos Aires próximo a la costa del Océano Atlántico, adonde fueron arrojados sus cuerpos en los llamados "vuelos de la muerte".

Esta es la segunda vez que miembros de la organización científica no gubernamental viajan al exterior para recopilar muestras genéticas, ya que en 2008 llevaron adelante el mismo proceso en Madrid.

A finales de 2007 el EAAF lanzó la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas junto a dos organizaciones similares de Guatemala y Perú, campaña que se puso en marcha gracias a la financiación del Congreso de Estados Unidos.

La EAAF fue fundada en 1984 con el objetivo de investigar los casos de las personas desaparecidas durante la última dictadura argentina, pero en estas casi tres décadas ha trabajado en la identificación de personas asesinadas en regímenes dictatoriales o en hechos de violencia política en más de 30 países.

Entre los resonantes casos en los que ha participado destaca la identificación de los restos del guerrillero argentinocubano Ernesto "Che" Guevara, asesinado por militares en octubre de 1967 en Bolivia, donde encabezaba un grupo insurgente.