La activista dominicana de ascendencia haitiana Sonia Pierre falleció hoy víctima de un infarto en la localidad de Villa Altagracia, en la provincia San Cristóbal (sur), informó a Efe una fuente del movimiento de defensa de los derechos de los dominicanos de origen haitianos.

Pierre, de 48 años y que desde los 13 años defendía los derechos de los haitianos y de los hijos de éstos en República Dominicana, sufrió en infarto en su finca "en un ambiente familiar", dijo también a Efe el médico Edwin Ferreira.

La activista, reconocida por EE.UU. con el Premio Internacional al Coraje de la Mujer, fue trasladada al hospital público de Villa Altagracia, donde llegó muerta, agregó Ferreira, quien coordina con la familia de la fallecida el funeral, que se realizará luego de que Pierre sea sometida a una autopsia.

El galeno precisó en sus declaraciones a Efe que la activista local, que nació en Villa Altagracia en 1963, tenía antecedentes cardíacos y que había sido sometida a dos operaciones de corazón abierto.

El periódico Diario Libre recordó hoy en su página electrónica que la afección cardiaca de Sonia Pierre fue descubierta en noviembre de 2007 cuando se encontraba en la capital estadounidenses para recibir el Premio Robert F. Kennedy de Derechos Humanos en reconocimiento a sus esfuerzos por suprimir la discriminación contra los descendientes de haitianos en el país caribeño.

Pierre era fundadora del Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas (MUDHA), una organización que trabaja para ayudar a los haitianos y a los hijos de éstos que viven y sufren discriminación racial en República Dominicana.

Su trabajo a favor de los derechos humanos le valió en marzo del año pasado el Premio Internacional al Coraje de la Mujer, que recibió de la mano de la primera dama de EE.UU., Michelle Obama, y de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Tres meses después el entonces presidente de Haití René Préval le concedió la orden "Honor y Mérito" en el rango de Caballero por la labor que desarrollaba en defensa de los derechos humanos.

Esta dominicana de origen haitiano recibió fuertes críticas del Gobierno de su país, el hostigamiento de empresarios y hasta amenazas de muerte, desde que fue arrestada a sus trece años al ser la portavoz de una protesta de cortadores de caña de azúcar en su pueblo de trabajadores inmigrantes.