El mayor sindicato del país (Cgil) calificó de "golpe durísimo, insostenible", el plan de austeridad que recorta gastos en sanidad y retrasa la edad de las jubilaciones, dijo hoy la líder sindical, Susanna Camusso.

El primer ministro italiano, Mario Monti, se reunió hoy con los sindicatos y los agentes sociales para ilustrarles sobre el plan de ajuste, que según el propio presidente de Gobierno, tendrá un monto de 24.000 millones de euros.

Fuentes ministeriales aseguraron que la celebración del Consejo de Ministros para la aprobación del paquete anti-crisis "está previsto" para la jornada de hoy.

Sobre el horario del Consejo, explicaron que "cualquier momento puede ser bueno, una vez que el presidente del Consejo termine su ronda de consultas con las partes sociales y los representantes de los entes locales".

Camusso consideró que el bloqueo de la revalorizaciones de las pensiones y las medidas sobre la Seguridad Social "suponen un durísimo golpe para las rentas de los jubilados".

La líder de Cgil criticó duramente también el aumento de años de trabajo para alcanzar la edad de la jubilación, que prevé el Gobierno Monti.

La nueva modificación del sistema de pensiones consiste en el aumento de 42 años para los hombres y 41 para los mujeres del mínimo de años cotizados para poder percibir la pensión de "antigüedad" sin recurrir al sistema de cuotas por el que, según los medios, conseguiría 6.000 millones de euros.

Respecto a la jubilación en el sector privado, las mujeres podrán obtenerla a partir de los 63 años y para los hombres se estudia los 70 años, mientras que la equiparación total será en 2018, según los medios de comunicación italianos.

El primer ministro baraja también un recorte de 2.500 millones de euros en el Fondo Sanitario Nacional, que contemplaba uno de los planes de austeridad del entonces primer ministro italiano Silvio Berlusconi de este verano, se adelante un año, a 2012, con un nuevo recorte de 5.000 millones en 2013.