El ministro francés del Interior, Claude Guéant consideró "escandaloso" que se insinúe que la policía francesa espió al exdirector del FMI Dominique Strauss-Kanh, e invitó al político galo y a su esposa, Anne Sinclair, a interponer una denuncia si entienden que hay algún indicio de delito.

"Strauss-Kahn no fue espiado por la policía francesa. Es escandaloso", aseguró Guéant en una entrevista publicada hoy por el "Journal du Dimanche" después de que el biógrafo de DSK, Michel Taubmann, y el periodista de investigación Edward Epstein volvieran a alimentar la teoría de la conspiración en el escándalo sexual del ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El titular de Interior denunció que esa "campaña de rumores y de insinuaciones es un veneno" para la democracia francesa y aseguró que "no hay derecho a insinuar "cosas tan graves basadas en hechos tan insignificantes".

"Si los Strauss-Kahn quieren poner una denuncia, que lo hagan ante la justicia, que lo investigará. Pero todo lo que he escuchado esta semana, evoca fantasías y bagatelas", añadió Guéant.

El biógrafo de Strauss-Kahn, aseguró esta semana que Nafissatou Diallo, la empleada del hotel Sofitel de Nueva York que denunció a DSK por agresión sexual el pasado mayo y cuyo proceso penal desestimó la justicia estadounidense "fue enviada para una misión que perseguía desestabilizar y dejar fuera de combate al director del FMI".

El responsable francés del Interior aseguró que no tiene constancia de que desde el partido del presidente Nicolas Sarkozy, la UMP, se hubiera pirateado el correo electrónico de Anne Sinclair.

"Si considera que ha sido víctima de lo que sea, le invito a poner una denuncia. Cuando leo que, bajo el pretexto de que Strauss-Kahn olvidó su teléfono, se borda toda una teoría de complot, me quedo desconcertado", añadió.

Según la tesis del biógrafo de DSK, la desaparición del teléfono móvil oficial del entonces máximo responsable del FMI se debe a que fue robado por la empleada del hotel que le denunció.

Guéant también se pronunció sobre la investigación de una red de prostitución en el hotel Carlton de Lille, en el norte de Francia, donde presuntamente también participaba Strauss-Kahn.

"Esperemos al desarrollo que se avecina", añadió en declaraciones al "Journal du Dimanche" Guéant, que recordó que Strauss-Kahn comparecerá ante la policía para explicar su versión y abogó por "pasar página".

"Todo este asunto es un suceso (periodístico). La campaña presidencial merece algo mejor", agregó el titular de Interior, quien más adelante, en la misma entrevista, reconoció que en 2006 la policía tomó los datos a DSK en un "control de rutina" en el bosque de Boulogne, conocido parque parisino donde trabaja un gran número de prostitutas.

Guéant recordó que no hay ningún proceso judicial abierto sobre ese asunto y remarcó que DSK "no cayó en una emboscada de la policía" ni "estaba siendo seguido".

"No es culpa de la policía si estaba allí esa noche", subrayó el ministro del Interior.