Casi la mitad de los 107.000 residentes de la ciudad de Coblenza, en el oeste de Alemania, debieron evacuar sus casas el domingo mientras los expertos se disponían a desactivar una bomba de 1,8 toneladas de la II Guerra Mundial descubierta en el río Rin.

Los bomberos dijeron posteriormente que la bomba fue desactivada con éxito.

La evacuación para desactivación de una bomba fue una de las más multitudinarias que se haya efectuado en Alemania desde el fin del conflicto mundial. Se destacaron en la ciudad unos 2.500 policías, bomberos y paramédicos para garantizar la seguridad de la operación.

Las autoridades habilitaron refugios en partes de Coblenza, distantes de donde se halló el artefacto explosivo en tanto que diversos autobuses efectuaron viajes de ida y vuelta para transportar a los residentes a lugares seguros.

Para la tarde del domingo había concluido el desalojo de unos 45.000 residentes que viven dentro de un radio de dos kilómetros (1,2 millas) de donde se ubica la bomba, dijeron autoridades en la página de internet de la ciudad.

En caso de que hubiese estallado, la bomba británica pudo haber causado daños a gran escala. Fue encontrada la semana pasada cerca de una bomba estadounidense de casi 125 kilogramos (275 libras) y una granada de humo. Surgió debido a la baja considerable del nivel de las aguas en el río por la falta prolongada de lluvias.

El portavoz de los bomberos Heiko Breitbarth dijo que los expertos desactivaron tanto la bomba masiva como el artefacto estadounidense.

Dijo que la granada de humo sería llevada a oro sitio para una explosión controlada.