Los eslovenios acuden a las urnas en las elecciones parlamentarias adelantadas con el objeto de devolver a los conservadores al poder, donde tendrán que lidiar con la creciente deuda y el alto desempleo además de la recesión que se avecina.

Las elecciones del domingo son las primeras adelantadas desde que la nación alpina obtuvo su independencia de la ex Yugoslavia en 1991.

La votación fue convocada en septiembre después que el gobierno de centro izquierda fue derribado debido a una incertidumbre económica y acusaciones de corrupción.

Las encuestas pronostican el triunfo del Partido Democrático Eslovenio del ex primer ministro Janez Jansa en el país de 2 millones de habitantes.