El secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, garantizó hoy un "apoyo duradero" a Afganistán en el camino a la reconstrucción nacional, más allá de la retirada de las tropas internacionales, en 2014.

"El camino de Afganistán será duro y difícil. La ONU será un socio sólido para Afganistán, ahora y en el futuro", afirmó Ban, desde Bonn (oeste de Alemania), donde mañana se celebrará la conferencia internacional sobre el futuro de Afganistán.

El secretario general de la ONU hizo hincapié en la necesidad de implicar a los países vecinos en una solución del conflicto afgano y destacó el papel que deberá desempeñar en ello Pakistán, país que no acude a la conferencia de Bonn en respuesta a los ataques de la OTAN, una semana atrás, en que murieron 24 soldados paquistaníes.

Ban lamentó la ausencia de Pakistán a la cita, pero expresó su respeto hacia esa decisión soberana.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, quien hasta el último momento trató de convencer a Islamabad de acudir a Bonn, dijo que su homóloga, Hina Khar Rabbani le había expresado su deseo de seguir participando en los esfuerzos internacionales por la resolución del conflicto.

"Estoy absolutamente seguro de que Pakistán seguirá cooperando con la comunidad internacional. Los países vecinos están interesados en un Afganistán estabilizado", afirmó Westerwelle.

La conferencia de Bonn, de un día de duración y centrada en el futuro de Afganistán tras la retirada de las tropas, será inaugurada mañana por la canciller Angela Merkel y el presidente afgano, Hamid Karzai.

A la cita acudirán delegaciones de 85 países y 16 organismos internacionales, así como 60 ministros de Asuntos Exteriores, incluida la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y sus homólogos francés, Alain Juppé, y ruso, Serguéi Lavrov.